revista sanum
ISSN: 2530-5468
Vol. 6. Núm. 3. Julio 2022.
logo aniversario

SANUM científico-sanitaria es una revista digital de publicación trimestral, con artículos científicos de interés para el desarrollo de las diferentes áreas sanitarias profesionales. La revista publica artículos originales, inéditos; los cuales son evaluados por el comité editorial y científico.

Los trabajos deben cumplir las normas de calidad, validez y rigor científico para promover la difusión del conocimiento científico.

SANUM es la revista científica sanitaria y de expresión de la Federación de los Servicios Públicos de UGT Andalucía, del sector de salud, sociosanitaria y dependencia.

SANUM es una revista de acceso abierto (Open Access). Todos los artículos son accesibles de forma inmediata y permanente para facilitar su lectura y su descarga. En este proceso de Open Access está incluido el auto-archivo para los autores de los artículos publicados para su inclusión en repositorios.

La revista se distribuye con la licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)

La revista SANUM está incluida en el gestor bibliográfico MENDELEY.

SANUM ha obtenido la firma DORA (Declaración de San Francisco que promueve una valoración de la investigación basada en la calidad misma de la investigación).

La publicación de la revista SANUM se lleva a cabo trimestralmente en la última semana de los meses de enero, abril, julio y octubre.

SANUM publica artículos en español, inglés y portugués.

REPOSITORIO (Sanum-re): La revista SANUM dispone de un repositorio como espacio único y abierto donde se reúne toda la producción intelectual y científica generada por los profesionales que envían sus trabajos a la revista científica SANUM.

 
revista sanum
ISSN: 2530-5468
Vol. 6. Núm. 3. Julio 2022.
logo aniversario
EL TÉCNICO DE LABORATORIO, ESE GRAN DESCONOCIDO.
Laboratory technician, that great unknown.
Fernando Martín Jaime. Técnico Especialista de Laboratorio (Técnico Core). Hospital Regional de Málaga. Laboratorio de Análisis clínicos. Juan Francisco Ruiz Burgos. Técnico Especialista Laboratorio (Coordinador del Laboratorio del Hospital Regional de Málaga). Hospital Regional de Málaga. Laboratorio de Análisis clínicos.
Sanum. nº3, vol.6,(2022) páginas 4 - 5.
Este artículo ha recibido 576 visitas


    
Texto Completo

Unos días después de que comenzara el confinamiento, en marzo de 2020, mi vecino Pedro me escribió por WhatsApp: “Ayer por la tarde no te vi aplaudiendo por la ventana, ¿estás trabajando? ¿de qué?”. Le dije que era técnico de laboratorio. “¿Y eso, exactamente, qué es?”, me preguntó.

Al igual que Pedro, mucha gente desconoce las funciones del técnico de laboratorio. Quizás sea ésta una de las razones por las que casi nunca se nos nombra cuando en prensa, radio o televisión se reconoce el esfuerzo realizado por los sanitarios durante la pandemia. 

Intenté explicarle a Pedro nuestro trabajo. No fue tarea fácil, debido al enorme abanico de labores que realizamos en el hospital. Empecé por el Covid. Le dije que, por ejemplo, somos los que recibimos las muestras, es decir, los palitos que metían por la nariz a los enfermos, y los que tenemos que abrir el botecito y manipularlo para realizar todo el largo proceso necesario para preparar las muestras y poder realizar las ahora famosas PCR. Hay que tener en consideración que en ese momento no se tenía nada claro ni como se trasmitía el virus ni como debíamos protegernos correctamente, por no hablar de la falta de medios que existía. No vi a ningún compañero ni compañera negarse a realizar su trabajo, pese a la preocupante falta de información y la incertidumbre del riesgo de contagio propio, o peor aún, de si nos llevaríamos el virus a casa.

Me contestó con varios emoji de esos que tienen los ojos muy grandes. “No tenía ni idea, ¿y tú estás ahí?”, me preguntó. Le contesté que no, que yo estaba en uno de los otros treinta y tantos posibles servicios que realizamos los técnicos de laboratorio. “¿Tantos?, que exagerado eres”. Te cuento un poco Pedro, nuestro laboratorio en el Hospital Regional de Málaga, al igual que en la mayoría de los hospitales, se divide en tres Unidades de Gestión, Hematología, Microbiología y Análisis Clínicos. A su vez, cada unidad se puede dividir en numerosos servicios, y cada servicio realiza numerosas técnicas. Sin ir más lejos, la unidad de Microbiología incluye el área de bacteriología, micobacterias y en el área de biología molecular se realiza una técnica llamada PCR, ¿te suena?.  
 
Los técnicos de laboratorio recibimos las muestras (sangre, orina, líquidos biológicos, esputo, heces…), comprobamos que están bien identificadas, que se han tomado y transportado de la manera correcta, las preparamos, las distribuimos a los compañeros de los distintos laboratorios, realizamos diariamente las tareas de mantenimiento y controles de calidad de los analizadores, procesamos las muestras, comprobamos los resultados, procuramos que no quede ninguna técnica o prueba sin realizar… Y, así por encima, a los laboratorios del Hospital Regional de Málaga pueden llegar muestras de más de 2000 pacientes al día, necesitando realizarse una media de entre 10-20 determinaciones por paciente.

Básicamente somos un pilar fundamental para que los médicos puedan diagnosticar y tratar enfermedades. 
“Madre mía (y otro emoji de las manos en la cabeza), ya sí me hago una idea de vuestro trabajo, tengo que admitir que ignoraba todo lo que acabas de contarme, ¡Muchas gracias vecino!”. 

Tenemos que dar a conocer y poner en valor nuestro trabajo dentro del sistema sanitario, esencial, al igual que el resto de eslabones de la sanidad pública, privada e investigación.

EL TÉCNICO DE LABORATORIO, ESE GRAN DESCONOCIDO.
Laboratory technician, that great unknown.
Fernando Martín Jaime. Técnico Especialista de Laboratorio (Técnico Core). Hospital Regional de Málaga. Laboratorio de Análisis clínicos. Juan Francisco Ruiz Burgos. Técnico Especialista Laboratorio (Coordinador del Laboratorio del Hospital Regional de Málaga). Hospital Regional de Málaga. Laboratorio de Análisis clínicos.
Sanum. nº3, vol.6,(2022) páginas 4 - 5.
Este artículo ha recibido 576 visitas


    
Texto Completo

Unos días después de que comenzara el confinamiento, en marzo de 2020, mi vecino Pedro me escribió por WhatsApp: “Ayer por la tarde no te vi aplaudiendo por la ventana, ¿estás trabajando? ¿de qué?”. Le dije que era técnico de laboratorio. “¿Y eso, exactamente, qué es?”, me preguntó.

Al igual que Pedro, mucha gente desconoce las funciones del técnico de laboratorio. Quizás sea ésta una de las razones por las que casi nunca se nos nombra cuando en prensa, radio o televisión se reconoce el esfuerzo realizado por los sanitarios durante la pandemia. 

Intenté explicarle a Pedro nuestro trabajo. No fue tarea fácil, debido al enorme abanico de labores que realizamos en el hospital. Empecé por el Covid. Le dije que, por ejemplo, somos los que recibimos las muestras, es decir, los palitos que metían por la nariz a los enfermos, y los que tenemos que abrir el botecito y manipularlo para realizar todo el largo proceso necesario para preparar las muestras y poder realizar las ahora famosas PCR. Hay que tener en consideración que en ese momento no se tenía nada claro ni como se trasmitía el virus ni como debíamos protegernos correctamente, por no hablar de la falta de medios que existía. No vi a ningún compañero ni compañera negarse a realizar su trabajo, pese a la preocupante falta de información y la incertidumbre del riesgo de contagio propio, o peor aún, de si nos llevaríamos el virus a casa.

Me contestó con varios emoji de esos que tienen los ojos muy grandes. “No tenía ni idea, ¿y tú estás ahí?”, me preguntó. Le contesté que no, que yo estaba en uno de los otros treinta y tantos posibles servicios que realizamos los técnicos de laboratorio. “¿Tantos?, que exagerado eres”. Te cuento un poco Pedro, nuestro laboratorio en el Hospital Regional de Málaga, al igual que en la mayoría de los hospitales, se divide en tres Unidades de Gestión, Hematología, Microbiología y Análisis Clínicos. A su vez, cada unidad se puede dividir en numerosos servicios, y cada servicio realiza numerosas técnicas. Sin ir más lejos, la unidad de Microbiología incluye el área de bacteriología, micobacterias y en el área de biología molecular se realiza una técnica llamada PCR, ¿te suena?.  
 
Los técnicos de laboratorio recibimos las muestras (sangre, orina, líquidos biológicos, esputo, heces…), comprobamos que están bien identificadas, que se han tomado y transportado de la manera correcta, las preparamos, las distribuimos a los compañeros de los distintos laboratorios, realizamos diariamente las tareas de mantenimiento y controles de calidad de los analizadores, procesamos las muestras, comprobamos los resultados, procuramos que no quede ninguna técnica o prueba sin realizar… Y, así por encima, a los laboratorios del Hospital Regional de Málaga pueden llegar muestras de más de 2000 pacientes al día, necesitando realizarse una media de entre 10-20 determinaciones por paciente.

Básicamente somos un pilar fundamental para que los médicos puedan diagnosticar y tratar enfermedades. 
“Madre mía (y otro emoji de las manos en la cabeza), ya sí me hago una idea de vuestro trabajo, tengo que admitir que ignoraba todo lo que acabas de contarme, ¡Muchas gracias vecino!”. 

Tenemos que dar a conocer y poner en valor nuestro trabajo dentro del sistema sanitario, esencial, al igual que el resto de eslabones de la sanidad pública, privada e investigación.